Novedades

En la mañana de este viernes 16 de abril, autoridades del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), junto a representantes del Ente Regional de Desarrollo (Enred), entregaron 250 plantines de algarrobos a las áreas de Ambiente de las municipalidades de Villa María y Villa Nueva.

200 de estos ejemplares corresponden a esta localidad, en tanto que 50 fueron destinados a la vecina ciudad. La iniciativa forma parte de un trabajo conjunto de ambas instituciones, que día a día trabajan para contribuir a la reforestación de distintos municipios de la región a través del proyecto del Vivero Regional emplazado en el Campus de la UNVM y gestionado por el Enred

En la oportunidad, estuvieron presentes la decana del Instituto, Carolina Morgante; los secretarios de Básicas, Carlos Berra y Georgina Etchegaray; el director del Enred, José Carignano y representantes de ambos municipios.

El Vivero Regional se constituyó a principios de abril de 2019 con la llegada de 70 mil ejemplares aportados por el Ministerio de Agricultura y Ganadera de la Provincia de Córdoba en el marco de la Ley Agroforestal y es coordinado por el docente de Agronomía Aldo Rangone.

Además, este espacio, también es utilizado en instancias prácticas por estudiantes de las distintas carreras que dicta el Instituto de Básicas.

Se trata de un espacio de más de 2 mil metros cuadrados donado por la Municipalidad de San Francisco,  ubicado entre calles Belgrano y Honduras. El objetivo es que la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) comience a construir allí una nueva sede para el dictado de las distintas carreras que la casa de Altos Estudios ofrece en dicha localidad cordobesa. 

Respecto a esto, la decana del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas Carolina Morgante, destacó que la iniciativa por parte del municipio es un gran impulso para comenzar a planificar la construcción de un nuevo edificio para la Universidad. «Desde el 2014 el Instituto dicta la carrera de Diseño Industrial en San Francisco y la respuesta por parte de la región es altamente positiva. Año tras año se ha ido incrementando la cantidad de ingresantes  y sin dudas esto será un gran beneficio para una propuesta académica de grado que tiene una importante carga de actividades prácticas», señaló la máxima autoridad del Instituto y añadió: «Actualmente ya hay 3 cohortes que finalizaron sus estudios y, en gran medida, sus egresados ya se encuentran insertos en el campo laboral a nivel local y regional. Esto refleja la importancia de este tipo de formación, anclada en un sector altamente industrial y productivo».

Resulta relevante recordar que semanas atrás el IAP de Básicas también anunció la compra de un contenedor que será adaptado para utilizarse como Taller de Prototipado Rápido. «En la medida en que la donación del terreno se haga efectiva y desde la UNVM comiencen las obras, necesitábamos brindarle un espacio de trabajo a estudiantes y docentes que ya venían realizando tareas extensionistas aportando sus conocimientos para dar respuesta a las necesidades que surgen en la sociedad», comentó Morgante.

Puntualmente durante el 2020 estudiantes, docentes, graduados y graduadas estuvieron colaborando incansablemente en el diseño de instrumentos de trabajo para el personal de salud que se encuentra dando batalla contra el Covid-19. «Gracias a esta importante inversión, vamos a poder formalizar algo que ya venía funcionando pero que hasta acá no contaba con un espacio de trabajo físico», enfatizó la decana.

 

El Gobierno de la Provincia de Córdoba, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología, realizó un aporte total de 600 mil pesos al Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM). Se trata de un subsidio enmarcado en la Convocatoria a Proyectos Orientados (PIO), impulsada durante el 2020, y del que resultaron beneficiarios dos equipos de trabajo de la casa de altos estudios local.

La entrega formal del reconocimiento se realizó en el Campus  y estuvo encabezada por el Ministro de Ciencia y Tecnología de la provincia, Pablo De Chiara, el ministro de Comercio, Industria y Minería, Eduardo Accastello y el rector de la UNVM, Luis Negretti. Además estuvo presente la decana del Instituto de Ciencias Básicas, Carolina Morgante y otros representantes de la Universidad y del Gobierno Provincial.

Los proyectos seleccionados:

  • «Utilización de biofertilizantes y biopesticidas sobre la cadena de valor del cultivo de tomate. Nuevas estrategias para una agricultura sostenible» – Dirigido por el doctor Pablo Yaryura y co-dirigido por la doctora Vanessa Areco.
  • «Desarrollo y evaluación de tecnologías de conservación de leche de burra para la obtención de un producto destinado a niños con alergias a las proteínas de leche de vaca» – Dirigido por el doctor Alejandro Lespinard y co-dirigido por el doctor Luis Losinno (UNRC).

La suma otorgada se divide en 300 mil pesos para cada uno de los equipos y, según precisaron los directores, serán utilizados para seguir avanzando en el desarrollo de las líneas de investigación.

Durante la entrega de certificados el ministro Di Chiara resaltó que: «es enriquecedor poder conocer las líneas de investigación novedosas que se originan en diferentes rincones de la provincia. Seguiremos trabajando para fortalecer estas iniciativas, fundamentales para el desarrollo del sector productivo de la Provincia». Por su parte el rector de la UNVM destacó el compromiso asumido por los integrantes de los equipos de investigación y los felicitó por el reconocimiento obtenido.

 

Se trata de una línea de subsidios otorgada por la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en donde fueron seleccionados 4 proyectos de investigación, dependientes del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), y que representa un aporte económico de más de 4 millones de pesos en total.

Dicho financiamiento está enmarcado en la convocatoria de Proyectos de Investigación en Ciencia y Tecnología 2019 (PICT) de la mencionada Agencia Nacional y fue otorgado a equipos que trabajan en el área de alimentos, medicina veterinaria y agronomía.

«Nuestros investigadores se presentan a estas convocatorias teniendo que cumplir estándares muy altos, por lo que para nosotros es un orgullo este reconocimiento que además consolida a nuestro Instituto Multidisciplinario de Investigación y Transferencia Agroalimentaria y Biotecnológica (IMITAB) que tiene doble dependencia entre Básicas y el Conicet», destacó el secretario de Investigación y Extensión de Básicas, Carlos Berra y añadió: «Es un importante logro para nuestro Instituto haber sido reconocidos por un organismo nacional, porque representa una oportunidad para posicionar a nuestras líneas de trabajo que buscan dar respuesta a las necesidades del sector productivo-industrial», comentó al respecto Berra.

Los proyectos seleccionados:

  • Estudio de factores de virulencia de cepas fitopatógenas – Monto asignado: $2,165,625.00 – Director: doctor Pablo Yaryura 
  • Aprovechamiento químico de desechos de la industria agroalimentaria – Monto asignado: $1,063,125.00 – Directora: doctora Marianela Sánchez
  • Nuevo enfoque para el estudio de mastitis crónicas en bovinos lecheros – Monto asignado: $498,750.00 – Directora: doctora Paula Isaac
  • Desarrollo y caracterización de ingredientes funcionales obtenidos de co productos alimentarios – Monto asignado: $498,750.00 – Directora: doctora Yanina Rossi

Sergio Bossio es graduado la carrera de Diseño Industrial y adaptó una silla para una nena de 3 años de Las Varillas que tiene mielomeningocele, una enfermedad que produce falta de sensibilidad de la cadera para abajo.

Según comentó, todo comenzó a raíz de una publicación que hizo la mamá, Magalí Gimenez, en las redes sociales. Solicitaba ayuda a fin de conseguir una silla para que su hija Renata pudiera moverse con mayor facilidad. Sergio se puso a disposición para llevar adelante el desarrollo del producto.

“Adaptamos una sillita de comer con una base de madera que tiene un nervio de acero y debajo de la base tiene cuatro rueditas más para que le ayude al movimiento y al balanceo de una rueda más grande”, indicó.

Además, contó con la ayuda de un estudiante de la carrera que dicta el Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas en San Francisco, Pablo Boggero. Le agregaron un soporte en la parte trasera para que se pueda ser empujada. “La fabricamos en 20 días y contamos con el apoyo de varias empresas de la ciudad”.

“Es liviana para que la pueda transportar la mama. Con la manija la puede agarrar. Se buscó que fuera liviana para que el movimiento sea simple y rápido”, agregó.
Comentó que hace una semana que la nena está en proceso de adaptación pero que “su uso está siendo cada vez más rápido”.

“Esto de empatizar con lo de estas situaciones o dificultades es una capacidad que nos da la carrera de Diseño Industrial, que nos ponemos a la par del que tiene un problema, conocer la situación y dar una solución que sea efectiva para que mejore su calidad de vida”, concluyó.

 

 

La tesis doctoral del licenciado en Óptica Oftálmica, Franco Manzanelli, tiene como objetivo analizar la eficacia del aceite esencial del Árbol del Té para ser utilizado en el tratamiento contra la Uveítis. Se trata de una línea de trabajo enmarcada en una beca del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet) y con lugar de trabajo en la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) cooperativamente con la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

Según indicó el licenciado, la Uveítis es una patología que afecta la capa media del ojo -Úvea- y que genera sensibilidad ante la luz, enrojecimiento, visión borrosa y manchas oscuras, entre otros síntomas que, a largo plazo y por la falta de tratamiento, pueden ocasionar una discapacidad visual irreversible.

«Se trata de una afección que produce la inflamación de la Úvea generando alteraciones funcionales y estructurales en el sistema visual y que debe ser tratada mediante terapias antinflamatorias», detalló el graduado del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la UNVM y añadió: «En nuestra línea de trabajo buscamos proponer una alternativa de tratamiento para esta enfermedad que no sea a base de corticoides, como sucede actualmente, sino a base de derivados naturales sin contraindicaciones para la salud humana».

Aceites esenciales:

En relación a los aceites esenciales, Franco destacó que si bien todas las plantas son capaces de generarlos, las cualidades terapéuticas de estas varían en función a la especie. En este caso, el equipo de trabajo se enfoca específicamente en el aceite esencial obtenido del Árbol del Té o Melaleuca Alternifolia, buscando potenciar sus propiedades antinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes y así poder generar u nuevo fármaco para la industria.

«Nuestro objetivo es encontrar el mejor método para formular un compuesto a base de este aceite y así poder administrarlo en el ojo, buscando disminuir la inflamación y evitar lesiones permanentes en el sistema visual. La novedad de esta alternativa radica en la posibilidad de proponer un tratamiento a base de derivados naturales», especificó el becario doctoral y aclaró: «El proceso de formulación consiste, fundamentalmente, en generar cápsulas cargadas de distintas sustancias, que luego serán suministradas de manera tópica en pacientes que sufran esta afección».

Etapas del trabajo:

Según señaló Manzanelli, durante el 2020, y a raíz de la imposibilidad de asistir a los laboratorios de la UNVM por la situación frente al Covid-19, el equipo de trabajo se abocó a realizar un abordaje fundamentalmente teórico en lo que respecta a las causas de esta patología, tratamientos existentes, síntomas y alternativas que podrían proponerse a partir del uso de este derivado natural. «En los próximos días esperamos poder empezar a analizar la composición del aceite esencial que nos ocupa, para determinar específicamente su estructura y qué tipo de susceptibilidad tiene frente a distintos microorganismos. Posteriormente seguiremos con las pruebas in vitro e in vivo para comenzar a determinar la eficacia del producto», concluyó el investigador.

Al finalizar la entrevista destacó que: «es un orgullo para mí haberme formado en la Universidad pública y hoy tener la posibilidad de contribuir con la ciencia argentina. Estoy muy agradecido con la UNVM».

La línea de investigación, titulada «Eficacia del aceite esencial del Árbol del Té microencapsulado en el tratamiento de la uveítis», es dirigida por la doctora Mariana Vallejo (UNC) y co-dirigida por la doctora Soledad Ravetti (UNVM). Además colaboran de manera interdisciplinaria los doctores Santiago Palma, Lisandro Hergert y Ariel Garrro, y las farmacéuticas Camila Clemente, Ayelén Inda y Sofia Brignone.

Perfil del entrevistado:

Franco tiene 28 años, es oriundo de Paraná, Entre Ríos y se graduó de la licenciatura en Óptica Oftálmica dependiente del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la UNVM. Durante su formación académica participó como ayudante alumno rentado y ad-honorem de distintos espacios curriculares en la carrera, fue beneficiario de dos Becas de Estímulo a las Vocaciones Científicas otorgadas por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) en 2016 y 2017, y además cursó parte de sus estudios de grado en la Universidad Antonio Nariño (UAN), Colombia en el marco de un Programa de Movilidad Estudiantil.

Actualmente se encuentra realizando un doctorado en Ciencias Químicas con modalidad cooperativa entre la UNC y la UNVM, enmarcado en su beca del Conicet, y finalizando la Especialización en Docencia Universitaria que dicta la casa de altos estudios local.

Esta importante inversión fue confirmada recientemente por la Universidad Nacional de Villa María, a través del Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas y será emplazada en el Centro Regional de Educación San Francisco donde funcionará como un espacio que contendrá un taller equipado con impresoras 3d, computadoras, router cnc, scanner y otras herramientas tecnológicas.

Al respecto, el Rector de la Universidad Nacional de Villa María, Luis Negretti expresó su alegría por la concreción de esta inversión tan importante, al tiempo que manifestó que “esto contribuye a la definitiva consolidación del proyecto educativo de la UNVM en el CRES San Francisco.

Este ámbito viene además a complementarse con lo académico, pero fundamentalmente con la posibilidad de crecimiento de las actividades de extensión e investigación, a partir de la necesaria incorporación de herramientas de innovación tecnológica.

Es nuestro compromiso seguir avanzando en el desarrollo de este y otros hitos institucionales que seguramente se irán concretando en virtud del trabajo coordinado, articulado y armónico que venimos realizando desde el 2012 a esta parte”.

En este marco, la Decana del Instituto de Básicas y Aplicadas de la UNVM, Carolina Morgante manifestó que “para nosotros es un orgullo poder anunciar que iniciaremos, en San Francisco, la instalación del Laboratorio de Prototipado Rápido de la carrera de Diseño Industrial.

Durante el 2020 estudiantes, docentes, graduados y graduadas estuvieron colaborando incansablemente en el diseño de instrumentos de trabajo para el personal de salud que se encontraba dando batalla contra el Covid-19. Hoy, gracias a esta importante inversión, vamos a poder formalizar algo que ya venía funcionando pero que hasta acá no contaba con un espacio de trabajo físico.

Como Instituto queremos fortalecer el vínculo de nuestros docentes y estudiantes con las necesidades del contexto y, sin dudas, creemos que la mejor forma de lograrlo es garantizando las instalaciones necesarias para poder llevar a cabo estas prácticas que, a su vez, representan un paso más en la consolidación de esta propuesta académica de la UNVM”.

Por su parte, el Coordinador General del CRES, Lic. Germán Fassetta describió esta inversión como “otro hecho fundamental en la historia del desarrollo y crecimiento nuestra institución educativa, el cual contribuye a la concreción de un objetivo central en la capacitación continua de nuestros estudiantes y docentes, como así también en la transformación del entorno productivo local y regional, a través de la incorporación este espacio vinculado a las nuevas tecnologías y a los procesos innovadores”.

“En este sentido, –agregó- es necesario remarcar nuestro profundo agradecimiento para con la UNVM y el Instituto de Básicas por seguir apostando por esta carrera y por el crecimientos de nuestra sede, como así también a la Dirección del Colegio Bailón Sosa por la excelente predisposición de siempre y al Municipio de la ciudad, a través de la Secretaría de Desarrollo, Económico, Social y Educativo, por su compromiso y acompañamiento en la concreción de este proyecto”.

Sobre su utilidad e importancia, el Coordinador de la Carrera de Diseño Industrial, Pablo Ambrosino, manifestó que “el laboratorio nos permitirá trabajar las tecnologías en un ambiente controlado, con la posibilidad futura de adaptar y movilizar el espacio de acuerdo al crecimiento y las exigencias de la institución en cuanto a la infraestructura edilicia”.

Según las declaraciones de Ambrosino, este equipamiento le otorga a los estudiantes, a los docentes y a toda la comunidad, la posibilidad del manejo de experiencias frente a la verificación de materiales, de productos y de procesos, en virtud de la creciente demanda del contexto productivo e industrial. «Quiero expresar un profundo reconocimiento al Instituto de Básicas y a la UNVM por esta inversión que viene a solidificar el crecimiento de nuestra carrera, como así también a los docentes Agustín Loso y Matías Bordese, quienes conformaron el equipo técnico responsable de los pliegos y estarán a cargo del área”, concluyó.

 

 

El Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María presentó, a través de un acto virtual, un equipo de nanofiltrado de suero que se encuentra en funcionamiento en la Cooperativa El Craikense. La adquisición de esta tecnología se dio a partir de un convenio de comodato suscrito por la UNVM en el marco del Programa Agrovalor, financiado conjuntamente por los ministerios de Agricultura y de Educación de la Nación.

Durante el evento, estuvieron presentes la decana del Instituto, Carolina Morgante, el secretario de Investigación y extensión, el coordinador de Gabinete, Germán Cassetta junto al representantes del ministerio de Agricultura, Ganaderia y Pesca de la Nación, del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO), la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe), la Federación de Cooperativas Lácteas (Fecolac) y la Junta Itercooperativa de Productores de leche (JIPL).

En la oportunidad, la decana destacó el «gran» logro que representa este convenio: «La puesta en marcha del equipo permitirá agregar valor al suero de la leche, que hasta la actualidad es considerado un desecho altamente contaminante para el ambiente. Como Universidad resulta trascendental poder colaborar en este sentido». Además resaltó: «el aprendizaje será mutuo porque esta alianza nos brindará la posibilidad de que estudiantes, docentes, investigadores y becarios se sumen como equipos de trabajo para realizar prácticas en las instalaciones de la cooperativa».

Para finalizar, la máxima autoridad del Instituto de Ciencias Básicas destacó: «Sin dudas se trata de un importante avance también para el sector cooperativo lácteo en general, que se verá fuertemente enriquecido por el conocimiento que se genera en la Universidad. Estamos muy orgullosos y queremos seguir trabajando en fortalecer el diálogo entre ambos sectores»

En tanto que desde el ministerio de agricultura de la Nación enviaron un mensaje en donde destacaron la oportunidad que representa la puesta en funcionamiento de esta tecnología, que permitirá la capacitación y generación de proyectos de agregado de valor para la industria a partir del intercambio entre el sector cooperativista y la Universidad.

Es importante resaltar que esta vinculación también está enmarcada en un trabajo de cooperación con otras instituciones de la región con la iniciativa de crear una Unidad Productiva de Innovación Agropecuaria y Agregado de Valor (UPIAAV), destinada a la enseñanza, la investigación, la extensión, la vinculación tecnológica y los servicios, para generar emprendimientos que sirvan como modelos de referencia. Según los fundamentos del proyecto, en líneas generales esta Unidad Productiva promoverá y facilitará la vinculación y la transferencia tecnológica, especialmente orientadas a los pequeños y medianos productores.

 

 

Según manifestó el coordinador del espacio, Aldo Rangone la idea producir las epecies para reforestar tanto en Villa María y localidades de la región como al sector rural.

Desde hace 25 años Villa María y la región estuvieron notablemente marcadas por la presencia de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM). Desde ese entonces, sector público y privado confluyen con el objetivo de potenciar, educar y desarrollar a personas y lugares en pos de mejorar la calidad de vida de quienes habitan estas tierras.

Tal es así, que la unión del conocimiento científico con el sector productivo impulsa el trabajo mancomunado de instituciones, generando beneficios para todos los sectores. Un ejemplo de ello es el Vivero Regional ubicado en el Campus de la Universidad. Es un espacio que actualmente se encuentra gestionado por el Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas junto al Ente Regional de Desarrollo (Enred) y que proyecta generar un banco de semillas de árboles nativos.

Según comentó el coordinador técnico, ingeniero Agrónomo y docente de la carrera de Agronomía de la UNVM, Aldo Rangone, el lugar se constituyó a principios de abril de 2019 con la llegada de 70 mil ejemplares de Algarrobo Blanco y Eucaliptus Camaldulensis.

“Esto vino aportado a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia de Córdoba, en el marco de la Ley Agroforestal, con el objetivo de realizar la forestación que la Ley propone”. Señaló que este año volvieron a recibir ejemplares. “Son para los productores que han presentado la emergencia agropecuaria”, dijo.

Cómo trabajan

Según explicó, estas especies serán entregadas en 2021, por lo que están trabajando en la recría.  “Es decir, poder hacer el trasvase desde bandejas o de tubetes pequeños a masetas más grandes, para la sobrevivencia y el crecimiento de estos árboles”.

Banco de semillas

Rangone detalló que el vivero tiene como proyecto trabajar desde la producción. “Sobre todo poder generar un banco de semillas nativas y partir de ese banco de germoplasma poder generar otras especies, tanto para el sector rural como para el arbolado urbano. Con lo cual la idea no es solo trabajar con la Ley Agroforestal, sino también trabajar con todas las especies que podemos llegar a tener en el arbolado urbano que hoy por ahí no se consiguen tanto”.

Resaltó también la importancia del rol educativo que tiene el Vivero. “Tenemos tareas de investigación y de extensión que hacen a la vida universitaria de los estudiantes que se suman a este espacio”.

El equipo de trabajo está compuesto también por el técnico viverista, Ruben Terzuolo y la becaria, estudiante de Agronomía, Evelyn Salvetti.

 

Los días 3 y 4 de diciembre se desarrolló la primera Jornada Vitivinícola de la Provincia de Córdoba. Fueron dos encuentros virtuales en donde disertantes nacionales e internacionales brindaron sus aportes en torno al clima para la producción vitivinícola en la región y las oportunidades turísticas que esto representa para la provincia.

El evento, que contó con más de 70 asistentes, es impulsado de manera conjunta entre el Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), la Agencia Córdoba Turismo, el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la provincia y la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

«Quiero agradecer a los más de 70 asistentes que han confiado y elegido sumarse a estos dos días de trabajo y diálogo en relación a la temática que nos convoca, dándonos la posibilidad de formalizar este espacio de debate que, hasta hoy, no se había concretado en nuestra provincia», destacó durante la apertura la decana del Instituto de Básicas y Aplicadas, Carolina Morgante y añadió: «Como Universidad es muy importante poder ser parte de estas instancias de intercambio de conocimientos que contribuyen a posicionar a Córdoba en la producción vitivinícola. En sintonía con esto, desde la UNVM, ya estamos trabajando en lo que será la Diplomatura en Vitivinicultura que apuntará a dar respuesta a las demandas del sector, profesionalizando aún más la producción en este sentido».

Disertaciones:

  • “Uruguay: Una experiencia de producción de uva y vino en clima húmedo”: por la Dra. Milka Ferrer y su par, la Dra. Mercedes Fourment – Universidad de la República de Uruguay.
  • Diversidad y diferenciación en la vitivinicultura cordobesa como camino”, a cargo de la Ing. Agr. Daniela Mansilla Galdeano – Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba. Y el Ing. Esp. Juan Pablo Bertello – Instituto de Ciencias Básicas y Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María.
  • “Cooperar para competir”: por Juan Cruz Borsotti – Presidente de la Cámara de Bodegas y Productores Vitivinícolas de la provincia de Córdoba.
  • “Los vinos de Córdoba”: con Roberto Colmeralejo – Sommelier y docente de la Universidad Provincial de Córdoba. Y Gabriel Campana – Enólogo, productor y asesor de diversos proyectos vitivinícolas de la provincia de Córdoba (Patente X). Además, lo acompaña en la disertación, el Ing. Franco Tomaselli – Productor vitivinícola del Valle de Traslasierra (Bodega Viarago).
  • “Turismo rural y enoturismo”: a cargo de la Ing. Agr. Marcela Pascuali – Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba. Modera: la Abg. Nora Cingolani – Responsable de Vinos de Córdoba (Agencia Córdoba Turismo).